Hola lectores!

Aquellos que me conocéis sabéis de mi parte infantil y mi amor por todo lo que rodea al mundo Disney. Por reyes Carlos me sorprendió regalándome un viaje a Disneyland juntos. El tiempo pasaba y yo aun no me lo terminaba de creer, hasta que llego el día en que pudimos cuadrar nuestras vacaciones.
La fecha elegida fue del 6 al 9 de Septiembre y nos alojaríamos en el Hotel Santa Fe, uno de los hoteles con llaves de Disney, ambientado en la película Cars.
llaveElegimos estar en un hotel Disney dejándonos aconsejar por varias personas (desde aquí mi agradecimiento a Lluis, quien me contó muchísimos detalles y pistas para disfrutar mas aun de todo aquello!). En concreto éste era de 2 llaves, que son algo así como las estrellas, por la calidad y lejanía al parque Disney, para que os hagáis una idea, el hotel que está en el mismo parque tiene 5 llaves, y tiene servicio Spa, piscina, wifi, etc… el nuestro tenia una cama de matrimonio y una litera al lado, obviamente son lugares enfocados a padres con hijos, aunque nosotros fuimos solitos, eso sí, con nuestro niño interior mas fuera que el adulto, jeje.

1er día, 6 Septiembre:
Cogimos el 1er vuelo de la mañana, a las 6:45am volamos con Air France. El vuelo fue genial aunque con algunas turbulencias. Llegamos puntuales a Charles de Gaulle. Allí cogimos un autobús especial llamado «Magical Shuttle» a 20€ cada trayecto, ya pagado dentro del paquete contratado con el corte inglés.

disney-castillo1diaLlegamos al hotel, la chica que nos atendió super amable, decía que no hablaba mucho español, aunque lo hablaba perfectamente. Allí nos dieron los vales para el desayuno y las entradas para el parque. Nuestra habitación no estaría preparada hasta las 15:00h así que dejamos las maletas allí y nos fuimos al parque a dar una vuelta hasta que pudiéramos volver al hotel. Fuimos caminando hasta el parque bordeando el río, estábamos cansadísimos, así que nuestra primera parada fue en el McDonalds de Disney Village para hacer un café y comer algo. De ahí nos fuimos a la primera tienda con la que te encuentras que se prolonga sobre una dedicada a Lego. Fue allí donde me compré mis orejitas oficiales de Minnie.

Caminamos haciendo alguna que otra parada por las tiendas, hasta que llegamos a las entradas de los Parques, a la izquierda Disney Studios y a la derecha Disneyland, y como no, era allí donde quería ir por primera vez.

El tiempo era extraño, no hacía frío del todo, había una molesta humedad que te hacia sentir un poco encogido, esa sensación no se iría hasta el último día en el que hacía un calor de ir con manga corta. Eso sí, el sol estaba fuera, por lo que las gafas de sol eran un complemento obligado.

Pasamos por las zonas verdes que están antes de entrar al parque, la gente se hacia fotos y fotos, aquel ambiente empezaba a ser mágico. Me llamó la atención el cartel que prohibía usar el palo de la selfies, una vez dentro lo entendí todo. El personal iban vestidos como si fueran parte del decorado de la Bella y la Bestia o Blancanieves, nos pasaron las entradas que funcionaban con un código QR.
Cruzamos las puertas, cogimos un mapa del parque en español y tras cruzar los arcos de la entrada, allí al fondo estaba el castillo de La Bella Durmiente, de color rosa de princesas de cuentos de hadas, allí nos hicimos nuestra primera foto a las 12 de la mañana, tras dejar caer las primeras lagrimitas por estar haciendo realidad un sueño.

disney-besiCaminamos por calles que parecían haber sido extraídas de una película americana de los 50, con carteles con letras preciosas. Cruzamos el castillo por el interior hasta llegar al final del parque, queríamos descubrir cuan grande era aquello antes de hacer nada. Allí decidimos subir en la primera atracción, el trenecito de Dumbo, desde donde se veía el mundo en miniatura de las barquitas.
disney-carlosxwingLlegamos a la parte «Discoveryland» donde estaba la zona de Star Wars, lo primero en llamarnos la atención fue un X Wing gigante donde nos hicimos la foto obligada, y nos adentramos a la atracción «Star Tour» donde estuvimos esperando una media horita. De ahí nos adentramos en la tienda de regalos que parecía estar en el interior de una nave. El cansancio ya no podía mas con nuestro cuerpo, habíamos dormido poco y caminado mucho así que decidimos comer algo. Entramos en restaurante que estaba bajo la nave de la película de los 70 «The Island at the Top of the Word» así dentro comimos un menú de hamburguesa con bebida, patatas fritas y postre por unos 15€ mientras veíamos un espectáculo de la academia Jedi. Allí los mas peques aprendían como ser un Jedi con bata marrón y espada láser donde se enfrentarían a nada mas y nada menos que a Darth Vader.
Volvimos al hotel, nos dimos una ducha y nos abrigamos un poco, recargamos baterias y cogimos la cámara «buena». Volvimos al parque Disneyland, dejamos Disney Studios para el día siguiente.
Caminamos, encontrándonos con Gepeto persiguiendo a Pinocho por el camino. Pasamos por Agrabah, y por la zona de los Piratas de Caribe aunque habían algunas atracciones en obras, caminamos por las cuevas y nos adentramos en la casa «Phanton Manor». Empezaba a hacer frío así que fuimos a comprarme una chaqueta (la mas calentita del mundo) y me encontré con una oferta de un peluche de Olaf a mitad de precio… no pude resistirme y lo hice mío, je,je!

Comimos en un restaurante italiano, de nuevo el clásico menú de unos 15€ y de ahí nos fuimos a ver el espectáculo de luces del castillo, impresionante!!!
De ahí, casi sin poder mantenernos mas de pié, nos fuimos al hotel donde caímos literalmente en redondo.

2º Día, 7 de Septiembre:
disney-paisajeDesayunamos en el hotel en el momento justo antes de montarse las colas para entrar en el Buffet, no madrugamos demasiado y entramos en las puertas de Disney Studio a las 10:30 de la mañana. Por recomendación fuimos directos a coger el fast past para Ratatuille pero ya no quedaba ninguno, y como no nos apetecía hacer colas tan pronto decidimos dejarlo para el día siguiente. Dimos una vuelta e hicimos unas fotos mientras nos ubicábamos en el parque, y decidimos subirnos en el «Tram Tour» que nos hacia un recorrido por escenarios y decorados de Studios, lo mas impresionante fue una simulación de lluvia, terremotos, explosiones y una cascada en una montaña que parecían super reales! Seguimos caminando y vimos un cartel donde se presentaba un espectáculo de coches a las 14:00, así que decidimos ir a comer a la entrada de Disney Studios donde habían varios restaurantes y tiendas de regalos.
bocaabierta-sebastianComenzó el espectáculo «Moteurs… Action! Stand Show Spectacular» que nos dejó con la boca abierta. Trataba de un espectáculo de especialistas de películas de coches, parecía un ballet sincronizado de manera espectacular, un coche «de los buenos» huyendo de «los malos» podéis ver el video en YouTube.
Dimos alguna vuelta mas aprovechando para hacer algunas fotos, entramos en algunas exposiciones y participé en un taller donde dibujé al pato Donald.

Volvimos de nuevo al parque disney, allí bajamos a ver el submarino del capitán Nemo, nos perdimos por el laberinto de Alicia en el país de las maravillas y vimos mas y mas tiendas. Así hicimos tiempo hasta dar la hora de ir a la Cena-Espectáculo Buffalo Bill’s Wild West Show, comenzaron dándonos unos sombreros con colores que nos asignarían la zona, mientras esperábamos a que se abriesen las puertas comenzó un espectáculo previo con un cowboy con una cuerda y luego unos cantantes que serían sorprendidos con Goofy en escenario. El espectáculo resulto ser mas en Francés que inglés (y cero español) así que entre el cansancio que llevábamos en lo alto, entre que estaba todo oscuro y estábamos comiendo, no me enteré mucho de qué iba la historia, aunque si que es cierto que el montaje era espectacular y la animación también, era por equipos y cada uno iba animando su color, nosotros éramos el equipo azul y estábamos a primera fila.
Una vez terminado el espectáculo, nos fuimos al hotel directos.

3er día, 8 de Septiembre:
disney-ruecaHoy nos tocaba desayunar a las 8:30 dentro del parque Disney, el buffet era igual de surtido que el del hotel (aunque con tan solo 1 maquina de Café) como era mas temprano había menos gente. El lugar era precioso, era como desayunar en una casa antiquísima de las altas esferas de la época.
Nada mas terminar de desayunar nos fuimos a DisneyStudio para ir a la atracción de ratatuille. Como ya había cola, cogimos el Fast Past que era en un par de horas. Así que nos fuimos directos a la atracción de Nemo. Hicimos una cola de aproximadamente unos 50 minutos, fue la 11 cola larga que hicimos. La atracción nos desilusionó un poco, y es que no nos esperábamos tanta curva, no nos resultó muy atractiva para el tiempo d espera, si que al principio salía el pez con la luz en la oscuridad, pero la atracción al ir tan deprisa y dando tantas vueltas sobre sí misma, no nos permitió disfrutarla. Salimos de ella algo mareados. Si os gustan las montañas rusas supongo que os gustará, nosotros al menos, nos nos gustan demasiados, íbamos mas bien de tranquis. Una vez que terminamos, salimos directos a la atracción de Ratatouille, convirtiéndose en una de nuestras favoritas en el instante! Cogimos un FastPast para por la tarde. Vimos un par de espectáculos en DisneyStudios sobre la creación de personajes y uno con luces de neon con los personajes Disney, miramos algunas tiendas en la entrada del parque y volvimos a Disneyland. Una vez allí subimos al castillo de la Bella Durmiente donde nos hicimos fotos desde el balcón y vimos una carroza de Frozen desde arriba. Fuimos a la zona de «Frontierland» nos encontramos con la lampara de Aladdin de camino al espectáculo Sing Along de #Frozen que me aconsejo Miguel que casualmente también se encontraba en Disneyland con su familia. Hoy fue el día en el que empecé a llevarme bien con la aplicación de Disney y en ella estaba toda la programación de horas, así que esperamos a la hora en inglés. Comimos en el restaurante «Hakuna Matata» y nos montamos en el crucero «Thunder Mesa Riverboat Landing» mientras esperamos a subir nos encontramos con una familia que llevaba allí también un par de días y compartimos nuestras atracciones favoritas, nos habló de la de Peter Pan y la de Pinocho, así que no dudamos en que iríamos mas tarde.
IMG_0292 2Al bajar fuimos directos al espectáculo de Frozen que nos encantó, un karaoke espectáculo en directo donde incluso nevó. De camino al centro del parque nos encontramos con la cabalgata que estaba a punto de comenzar, al terminar cruzamos por el interior del castillo, y nos hicimos fotos con la carroza de cenicienta y el pozo de los deseos. Subimos en la atracción de Blancanieves, era una vagoneta, parecida a la que vimos días antes en «Phanton Manor». Paseamos por la historia de la película, luego fuimos a la de Pinocho que también daba un paseo por la historia de la película en varios escenarios. De ahí nos fuimos a la de Peter Pan donde tuvimos que hacer una cola de una hora aproximadamente, pero mereció la pena. Estábamos a bordo de un barco volador donde vimos la ciudad de Londres desde el cielo, ¡absolutamente precioso! De ahí nos fuimos caminando hasta el crucero de escenas miniatura que vimos el primer día desde el tren de Dumbo. Pequeños escenarios del tamaño de Playmobil, el castillo de La Sirenita, el castillo del Mago de Oz, la cueva de las maravillas de Aladdin, el castillo de la Bella y La Bestia, la casita de Hansel y Gretel, etc… mientras sonaba la música de las respectivas películas. Luego nos fuimos a las tazas del sombrerero loco y luego al carrusel de los caballitos. De ahí nos fuimos a dar una vuelta y como estábamos tan cansados decidimos irnos para el hotel con la calma mientras íbamos de tiendas y cenar en el McDonalds, había demasiada gente esperando para ver el espectáculo nocturno, así que decidimos irnos antes de encontrarnos con toda la estampida en la entrada. Cenamos y nos dimos una vuelta por DisneyVillage donde nos compramos unas figuritas de lego y algunos regalos, Carlos me regalo la camiseta de La Sirenita que estrenaría al día siguiente.

4º día y despedida, 9 de Septiembre:
disney-plutoCuando fuimos a desayunar hacia el clásico fresquete de los últimos días pero cuando volvimos a dejar las maletas tras arreglarnos, el sol nos sorprendió con calor y permitiéndonos dejar la chaqueta gustada en la mochila y así pude lucir mi bonita camiseta jeje.
Hoy era el día de comprar regalos y de repetir atracciones que nos gustaran. Entramos en pizza planet y nos transportó a Toy Story. Fuimos a Star Tour y al salir Carlos se compró mas camisetas de Star Wars ya que hacia mucho calor para presumir su chaqueta de R2D2. Nos hicimos por el camino fotos con Pluto, con las ratitas de la Cenicienta y con Gepeto.
Comimos de nuevo en el restaurante con el espectáculo de la academia Jedi y decidimos ir con la calma visitando las tiendas hasta el hotel ya que no debíamos demorarnos, y de paso nos compraríamos un cuadro que se hizo difícil de encontrar pero que finalmente conseguimos!
Cogimos el bus a las 17:40 para ir al aeropuerto. Mientras lo esperamos compramos algún detallito mas que se nos olvidó en la tienda de regalos del hotel. Pasé todo el camino de aeropuertos hasta casa con las orejitas de Minnie, así fue hasta las 11:30 que aterrizamos aproximadamente en Barcelona.

 

disney-ratita

Impresiones:
Disney es realmente impresionante, los decorados, el personal y todo lo que rodeaba alcanzó las expectativas de lo que queríamos, aunque creo que para Carlos las superó.
Había un volumen de publico español realmente impresionante, parecía que estuviéramos en España, me llamo muchísimo la atención de verdad, es por eso que en contra me desilusionó las pocas opciones en las atracciones en español, tan solo en una que iba con auriculares y la de los especialistas de los coches, donde la chica que lo presentaba se esforzó en hablar algunas cosas en español.
Para el publico tan variado que allí había, habían demasiadas actividades en frances, cosa que entiendo ya que se trata de Francia, pero no sé, teniendo en cuenta que es el único parque Disney en Europa, la escasa variedad de idiomas a elegir me pareció muy mal, de echo incluso me pareció escaso el inglés que es el mas internacional, nos perdimos muchas curiosidades de las atracciones a causa de esto.
Ahí el parque Disney tiene una gran oportunidad de mejora. No me hubiera importado pagar por descargarme una aplicación donde me pudiera poner auriculares y escuchar detalles de las atracciones, como en «The Phanton Manor», «Ratatuille» «Studio Tram Tour» «Animagic» «Star Tour» y otras muchas cuyo audio era exclusivamente en frances con algunas frases en inglés.
La aplicación de iPhone también tiene muchos ejes de mejora, de echo tan está diseñada para el iPhone 4 así que imaginaos…
Nos enteramos tarde del servicio que te lleva las compras al hotel, sino hubiéramos evitado dejarlo todo para el ultimo día e ir cargando.
Por recomendación de Luis me compré una tarjeta Simly con la que pude usar instagram y todas las aplicaciones de mapas, etc… donde tenéis que ir con cuidado ya que la facturación empieza el día 2, que nos os pase como a mi y os cobren de más, ya que el servicio telefónico al cliente deja un poco que desear. La tarjeta allí funciona muy bien, al menos en el iPhone, lo único que te tienes que descargar un perfil de datos para que funcione, asegurase de hacerlo antes de marchar.

Volveremos, lo sé, aquella magia fue inigualable, y habían muchas atracciones en construccion con las que nos quedamos las ganas de ver. El 4º día tuvimos la sensación de llevar allí casi un mes, el tiempo que tardamos en conocer como funcionaba, nos aprendimos el mapa casi de memoria. Tuvimos la sensación de que nos perdimos algunas cosas, además del cansancio.
Si vais a ir, aseguraros de llevar ropa de abrigo, zapato comodo y si os alojas en uno de los hoteles como el nuestro, lleven cositas de higiene ya que salgo el gel de baño no hay nada, ni pasta de dientes, etc…

La próxima vez nos llevaremos en la mochila la experiencia y el conocimiento de éste viaje, así que estoy segura que lo disfrutaremos aun mas, pero la 1º vez siempre es especial, y ésta ha sido, definitivamente, un sueño hecho realidad.

Gracias Carlos por estar cumpliéndolos uno a uno. <3

 

bischitalondonNo es la primera vez que hablo de Londres en mi blog, pero si se trata de la primera vez que viajo a la aventura con Carlos, la persona que completa esa media naranja de la que algunos tratan cuando hablan del amor. Teníamos vacaciones y decidimos ir a Londres, como teníamos varios planes, no pudimos alargar nuestra estancia, así que decidimos hacer un viaje en plan: «Londres en 3 días» de los que hablan algunos blog. El primer plan era ir a Cardiff a ver la Doctor Who Experience, pero justo los días que queríamos ir estaban todos los hoteles ocupados ¿qué estaría pasando esos días? Quizás el destino no quería que fuésemos. Así que buscamos viaje por internet, tras buscar en varias paginas, lo mas barato fue Vueling, por unos 350€ teníamos 2 billetes de ida y vuelta para los dos juntos.

# Día 1
Para aprovechar el día, nuestro avión despegaba a las 7:00am y llegaba allí a las 7:55 am, fuimos al aeropuerto de Gatewick donde compramos tickets en el Gatwick Expres para ir a Londres. El viaje tardaba una hora mas o menos, y nos costó unas 30 £ c/u para la ida y vuelta.

Una vez llegamos a la mega estación Victoria, que era equivalente a la estación de Sants de Barcelona (o al menos así la llamamos nosotros) tras estar allí un rato tratando de averiguar como movernos, conseguimos que nos aconsejaran la tarjeta Oyster que nos costaba 5 £ a la que cargamos 25£ c/u según nos aconsejó el señor antipático que nos atendió allí.

Lo primero que hicimos incluso antes de comprar la tarjeta fue comprar una tarjeta 3G para el iPad, encontramos una tienda de Vodafone y preguntamos. Por 10£ teníamos 1GB así que ni nos lo pensamos, compramos una y directa a mi iPad mini que sería nuestro fiel compañero de viajes.

Una vez averiguamos como llegar al metro, nos encontramos con la odisea de encontrar la linea que nos llevaba hasta nuestro hotel. La parada «Bayswater» y la linea que cogimos fue la «circle line»

Llegamos a «Wedgewood Hotel» a eso de las 12 hora local a la 1 en España, y nos dijeron que teníamos que esperar hasta las 2 de la tarde. Miré mi reloj y vi que ya era la hora de comer y además teníamos bastante hambre. Fuimos a comer a un pub cerca del hotel, tras barajar varias opciones elegimos la que parecía tener mejor pinta y lo mas importante «wifi» aunque es algo fácil encontrar en casi cualquier sitio. hamburguesaphoenixEl lugar elegido se llamaba The Phoenix Pub, situado en Moscow Road, estábamos solos en el lugar y la mujer que nos atendía parecía que la hubieran sacado de una serie típica inglesa, con gafas, rubia y con un acento muy marcado. Allí nos comimos unas hamburguesas, además de nuestro primer fish and chips.

Eran las 2 en Spain pero no aun en Londres por lo que aun quedaba un rato para poder ir al hotel, así que decidimos buscar un starbucks, donde tomar un relaxing café con leche y robar un poco de wifi mientras cargábamos los móviles.

Volvemos al hotel, nos dan la llave y subimos a la 2º planta. Varias cosas son las que nos llamaron la atención, en 1º lugar cuando llegamos dejamos las maletas en la planta subterránea donde también estaba el bar para desayunar al día siguiente, no había seguridad ninguna, cualquiera podía entrar y robar cualquier cosa allí, supongo que quizás ese pensamiento de aquí que hay mucho robo y hurto, en Londres todo parecía tranquilo y seguro, es como si el apropiarse de pertenencias ajena no tuviera cabida entre los habitantes de allá. Eso nos gusto.

Volviendo al hotel, entramos en la habitación tras adivinar su destino tras tanta puerta y laberinto, parecía que estuviéramos dentro de un barco. Cuando entramos nos encontramos con una ¿cama de matrimonio? o mas bien una cama individual ancha, la cual luego descubriríamos que tenia un epicentro donde caíamos los dos hacia el centro, y en la cual no te podías mover demasiado ya que, tan solo sentarte ya gritaba de dolor sus muelles del siglo pasado.

Moqueta, moqueta y moqueta por doquier, en las paredes, en el suelo, en los pasillos, forrando el ascensor en su totalidad, en serio ¿qué le pasa a los Londinenses con la moqueta?¿acaso la inventaron ellos y tienen que usarla para que el negocio progrese?

En fin, dejamos las cosas allá y nos fuimos a hacer turismo por Londres.

montcarlobigbenNos subimos en el metro ésta vez mas ligeros de equipaje, y nos dirigimos hacia el Big Ben, con el iPad mini como mapa. Decidimos bajar en «Westminister» y allí mismo, nada mas bajar, fuimos azotados con la belleza de aquella torre cuyo oro relucía acompañado de la humedad característica de Londres y sus cientos de visitantes que miraban hacia arriba embobados como lo hacíamos nosotros. Caminamos sobre el puente Westminster en el que tantas veces habíamos visto al Doctor Who correr junto a Rose Tyler. Hacia humedad y el sol no se veía por ello, no pudimos disfrutar del dibujo que la balaustrada da sobre la calle en determinadas horas del día (ver link aquí) Tras cruzar el Tamesis, pasamos por delante del majestuoso London Eye al que decidimos no subir para aprovechar la luz del día y la de cosas que teníamos planeadas hacer, además, nos pareció algo caro. applestorecoventgardenCaminamos bordeando el río mientras nos deleitábamos con el paisaje, hasta cruzar por el Waterloo Bridge. De ahí fuimos a Covent Garden, paseamos por la plaza y nos paramos a mirar las tiendecitas que allí habían mientras se escuchaba a una mujer cantando opera en la sala subterránea de aquel lugar. Como no, paramos en la Apple Store donde aprovechamos para comprar una batería portátil extra. De ahí paseamos hasta la tienda de Forbidden Planet, paraíso friki donde los haya, allí me compré una Tardis/Joyero y unos palillos chinos con forma de sable láser de Star Wars. De ahí caminamos por el Soho hasta encontrarnos con Carla y Ruben, familiares que se encontraban viviendo en Londres y con los que quedamos para cenar en «Vapiano«.
carloslondonEllos nos recomendaron ir en autobus a los sitios por varios motivos: 1º Es mas barato. y 2º Haces como turismo si vas en la parte de arriba al ir viendo el paisaje. 3º Hay mas opciones y trayectos que están perfectamente explicadas en la aplicación citymapper (una app que ya funciona de lujo en Barcelona y que en Londres es esencial!!!) Y así fue que volvimos en Bus al hotel ya caída la noche y dormimos nuestra primera noche en Londres en ese «maravilloso» hotel que nos esperaba.

# Día 2
Probamos el mega desayuno del hotel a eso de las 7 de la mañana (las 8 en España) (había que aprovechar el día) que básicamente se basaba en un café con leche en polvo con un sabor… aceptable, una tostadas con mermelada y/o mantequilla y zumo de naranja, nada de cruasanes, ni fruta ni nada… si querías algo mas, a la calle… pero bueno, llenamos el estomago lo suficiente para retomar el camino al turismo inglés. Tomamos el bus hasta el museo de la guerra que Carlos quería visitar, el «Imperial War Museum» que me impactó de sobremanera, aviones y camiones parecían incrustados en las ventanas y enganchados en el aire como por arte de magia, aquel lugar era majestuoso, vídeos en varios expositores e incluso figuras de como dejaba al ser humano las bombas nucleares… en ciertos aspectos me pareció algo gore, pero por lo general era muy interesante e impresionante. Compramos algunos suveniers y nos fuimos al segundo punto de interés. Tomamos el siguiente bus que nos pillaba mas cerca hacia el Puente de la Torre o «Tower Bridge» con sus lineas azul celeste, lleno de turistas haciendes fotos. Paseamos por él mientras hacíamos fotos a las vistas desde allí. Nos pareció precioso y majestuoso también. Habia la posibilidad de visitarlo por dentro, pero decidimos verlo en nuestra próxima visita y así continuamos caminando hasta llegar a la próxima parada. logo-tolr-largeLa Torre de Londres, un castillo histórico justo al lado del puente, del cual nos llamó mucho la atención las flores rojas que adornaban el edificio, 888,246 amapolas de cerámica fueron puestas en homenaje a las vidas de los soldados que se llevó la guerra. Habían cartelitos informativos en los que te podías conectar al wifi y además te informaban de una pagina web donde las podías comprar por 25£. Continuamos nuestro camino hasta una terraza donde saciamos nuestro apetito con unas fish and chips donde nos sentamos con vistas a la torre y cientos de guiris como nosotros a nuestro alrededor. carlosmuseoDe allí decidimos caminar un poco en busca de algún bus que nos llevara hacia el museo británico. Comimos algo rápido frente al museo en un Starbucks (donde aprovechamos para cargar baterías por si acaso y usar un poco el WiFi) Fue curioso ver como todos los museos eran gratuitos, podías dejar una «tip» en la entrada y casi todo el mundo lo hacia, habían unas urnas grandes transparentes, donde podías ver además de Libras, euros e incluso dólares.
El museo era tremendo, inacabable y lleno de gente fueras por donde fueras, vimos momias, indios, mas detalles sobre la guerra, y muchas mas cosas.
montardisDel museo decidimos mover las piernas y caminar hasta Regent Street, donde Carlos triunfó con su camiseta de Ferrari exclusiva que compramos en Pampling. Por supuesto, la parada en la Apple Store fué obligada jejeje Ya anochecía cuando llegamos a Picadilly Circus, pero fue igualmente mágico con tantas luces y colores por doquier! Nos hicimos las fotos de honor y nos subimos al metro a ver mi punto de interés favorito situado en Earls Court Road, La Tardis!! donde prácticamente nos hicimos un reportaje de fotos en ella! Comimos en un MacDonalds cercano, volvimos a hacer fotos en La Tardis y buscamos un bus que nos llevara hasta cerca del Hotel.

# Día 3 (y vuelta a Barcelona)
Desayunamos y nos fuimos hacia el bus directos al 221B de Baker Street, la casa de Sherlock Holmes. Nos llevamos una grata sorpresa al ver la maravillosa conservación del lugar. La descripción decía ser un museo pero era una casita totalmente detallada con objetos que Sherlock presuntamente utilizaba junto a Watson para resolver los crímenes mas insospechados. Totalmente cuidado y decorado, la casa del detective mas famoso del mundo te envolvía en magia y te hacia creer que realmente vivió allí un ser tan interesante que inspiró millones de historias entre sus fans.
montcarlosherlockTerminamos la visita y aun era temprano para ir al aeropuerto, así que decidimos hacer una parada mas, y el lugar elegido fue Harrods. Nada mas entrar me recordó al Corte Inglés, pero decorado con mas gusto y glamour. Vimos la estatua de Lady-Di y le dejé una firma en un libro de condolencias que estaba allí. Paseamos ligeramente por algunos de sus pasillos, curioseamos perfumes, relojes y llegamos a una planta de regalos y recuerdos donde compramos chocolates de recuerdo y un paraguas (del que me enamoré) quise llevarme un oso gigante pero me temo que no me dejarían llevarlo en el avión, así que me despedí de el con un abrazo «de oso». De ahí, buscamos un bus que nos dejara cerca de la zona del hotel para comer algo y volver al aeropuerto. Comimos en un mexicano para nada mexicano (únicamente por el cartel) aunque si picaba muchísimo. Pasamos por un starbucks a tomarnos un café y recargar baterías y fuimos a por nuestras maletas para irnos a Victoria Station, donde a causa de las obras nos dejó apartadicos de la estación. Pillamos el Gatwick Express y llegamos al aeropuerto con tiempo suficiente de ver un capitulo de «como conocí a vuestra madre» con el 3G que nos quedaba en la tarjeta de Vodafone y volamos hacia España.


OLYMPUS DIGITAL CAMERAConclusión: Nos pareció una ciudad que hay que ver, porque la hemos visto en muchísimas películas, porque es muy bonita, aunque no nos enamoró como sucede con otras personas. No descartamos ir otra vez a ver algunas cosas que nos quedaron pendientes como el Globo de Shakespeare, el Shard London Bridge y como no la visita a Cardiff para ver la Doctor Who experience.
Nos acompañó el clima y nos supusimos apañar bien económicamente con los restaurantes de comida rápida. Fue genial que nos aconsejaran el Bus porque pudimos ver desde fuera muchos edificios en donde no pudimos pararnos, si leéis esto para pillar ideas os aconsejo de veras hacer como nosotros, comprar una tarjeta 3G y no organizar demasiado el viaje, dejaos llevar por Google Maps, y alguna aplicación que te recomiende lugares cercanos y… descubrir el paisaje de alrededor!
Sin prisas, se vive mejor!

Y con esto doy fin al texto, buenos días, buenas tarde o buenas noches!!

PD: Flickr se ha estado burlando de mi y no he subido el post antes por esperar a subir las fotos y como seguimos con una relacion «extraña» publico ya el post para no atrasarlo mas ya que ya va a ser 2 meses que fuimos! jejeje! muy pronto os colgaré las fotos!

«No es solo un blog de tecnología y curiosidades»
Éste blog
realmente lo inicié para contar a modo de resúmenes, como me va la vida, los cambios, etc… pero a consecuencia del incremento de mi interacción en las redes sociales, esto ha ido cambiando, haciendo de la imagen de “la bischita” como un personaje enganchado a las redes sociales, que no puede dejar de postear todo lo que hace con su iPhone.
Nada mas lejos de la realidad, la bischita, yo, Montse, soy la autora de todo esto, y si, lo hago, y la verdad es que no defino mi estilo de vida como una adicción. Si que es cierto que no podría vivir sin postear, sin interactuar cibernéticamente con mis amigos, y con demás personas, que aun me quedan por desvirtualizar, y por las que guardo un sentimiento, muy símil a la amistad. Pero no lo considero una adicción, sino mas bien, un estilo de vida, como podría ser cualquier otro.
Toda ésta introducción, viene porque hoy, me apetece hablar sobre cambios que estoy experimentando y donde quiero seguir evolucionando, cambios internos, externos, desde el alma, con el cuerpo, con la mente… (Ay! Que bonito je, je, je)
Supongo que es algo así como un jet lag vacacional, el síndrome post vacacional, o yo que sé, pero la verdad, es que he sentido un impacto al volver. La vida con la familia, a pesar de las movidas, de los gritos, etc, etc. Te da ese yo que sé, que qué se yo, que es necesario y vital a la vez. La interacción, la persistencia de estar ahí… la red también te lo da, pero de una manera mas lejana. En éstos días he experimentado la necesidad mutua de dar y recibir abrazos, miradas, gestos, llamadas, mensajes, palabras… que te dan vida, de una manera, que creí haber olvidado.
Poco antes de irme de vacaciones si, lo sentía, pero no de la manera que hoy, estoy sintiendo, que, como digo, puede no ser mas que un síntoma post-vacacional, pero no lo creo, o no lo sé aun, hace 2 días que llegué y aun es pronto.
Cádiz es muy distinta a Barcelona, y no solo por el clima y las personas, es algo que hay en el aire, y que te acoge, que hace que sin querer y sin interactuar, sientes que la ciudad te abraza y te da. Barcelona, te hace que seas algo mas independiente, el aire de aquí, te hace que seas como quieras ser, y te hace sentir como si no fueras a ser juzgado.
Así que, entre estas dos maneras, me hallo, sin ser completamente de un modo ni de otro. Siento, quizás, que esto no es la primera vez que lo siento, pero si que lo expreso y que soy consciente, por ello, creo que es una fase de metamorfosis otra vez, un cambio de alas, un cambio de aires ¿Quizás de imagen? No lo sé. Dejaré al tiempo, proceder.
Lo que si sé, es que hay cosas que no voy a cambiar, mis redes sociales, mi interacción con las personitas que me dan respuestas y vida, a través de sus ordenadores o móviles.
Porque sin ellos, no existiría la Bischita… no sería completa, y mi esponja solo tendría un 50% que absorber.
Así que con esto me despido, invitándoos a seguirme y permitirme el privilegio de seguiros, en el avance, en los cambios (en la salud y en la enfermedad ja, ja)
Virtuales o presenciales… en nuestra realidad. La que elegimos, la que es.
La que vivimos, en la que somos y podemos ser.
Bischita

No hay dudas de que la vuelta a la rutina, tras una vuelta a otra etapa, puede tener una serie de síntomas. Estos síntomas, en una persona de mente inquieta, sumada a una sensación de tener prisas por todo, tiene una serie de efectos…
Nada mas llegar a casa, en vacaciones, todo es emoción, ilusión… cuando va llegando la fecha de fin de obra vacacional, una se hace una especie de resumen mental, de todo lo que quería hacer, todo lo que ha hecho, y en lo que podría haber invertido el tiempo. El resultado de dicho resumen, ésta vez fue mas que positivo, me quedaron cosas por hacer, si, pero lo esencial, lo mas importante lo hice, tuve incluso una guinda de pastel de vacaciones superior a todo lo que podría haber imaginado. Fruto de la costumbre de imaginar que tenía/tengo, y que voy intentando eliminar de mis costumbres. De Cádiz a Almería, de Almería a Barcelona, he tenido una etapa imposible de olvidar, he conocido a personitas nuevas, sobrinas y un sobrinito todos postizos, a cual mas bonito, he visitado a amigos a los que me he alegrado mil de que todo les va genial, me han hecho fotos, me he hecho un tatuaje, he celebrado mi cumpleaños, he comido tortillas de mamá, y un largo etcétera que es imposible transcribir con la emoción que merece y que es imposible citar en tan poco espacio. Luego el viaje a Almería, la boda de mi preciosa Valentina, que no escatimó en detalles, regalándome unos momentos súper especiales e inolvidables. El regalo, detallazo y viaje con Jordi, esa persona tan especial que en mi vida siempre tendrá un lugar privilegiado, aunque a veces no lo demuestro como merece.
La llegada y vuelta a Barcelona, la pillé con energía y ganas. La vuelta al curro, con aquellos que son parte de mi familia, ya que los veo a diario y me dan ese pedacito que es necesario en la vida, y que además te lo regalan buenos momentos. Y luego mis amigos que están aquí, que su actitud por volver a verme es súper positiva! Pero toda felicidad tiene su cara opuesta que hace que la vida sea real, y que intentamos obviar aunque a veces es imposible. Son esos golpes que te vuelven a decir “quiero vacaciones otra vez” pero es ahí, donde tenemos que seguir a flote, porque es el camino que hemos elegido. Comencé el post alegando los cambios de etapa, y llevo aquí en Barcelona escasamente tres días y ya empiezo a decaer en la rutina con sus desavenencias, el curro, la economía y la incapacidad de hacer planes que deseaba, hacen que te actives un poco el mode: off. Pero ¿sabéis? Escribiendo me he dado cuenta, que los recuerdos, y pensar en las personas que los últimos días te han podido hacer ver lo imprescindible y lo especial que puedes llegar a ser para ellos, “no tiene precio” así que ale… fuera el pensar en etapas malas, y en bajones. Esas personas que hacen que esté aquí sonriendo por y para ellos, deja en una versión 0.0.0.0.0.1 los problemas que todo tema causador de un posible estado “off” pueda tener. Porque sois y seréis mi versión definitiva en formato Platinium… óle! Y estoy aquí para seguir creando momentos, creando recuerdos. Ya habrá formas y maneras de encontrar la solución de aquello que carece de importancia, time to time, and step by step.
Pongo fin al post!
See ya all!

Un mini paseo por Cádiz

Ya tocaba otro, en mis ultimas vacaciones me quede con las ganas, y ésta vez ya tenia la idea del qué y el donde, con su significado y ésta vez, podría asegurar que mas especial que nunca. Es la marca de una nueva etapa para mi. Un reencuentro hacia mi misma, mi personalidad, mi misma persona.

El diseño, manos de un maestro, un pedazo de amigo, JJ, minyunmen… que hizo ésta caligrafía, en un alarde de mi personalidad.
Lo que veis arriba es el kanji del sueño, y los de abajo simbolizan la eternidad y la energía. Con pinceladas en “hiragano” y todo su particular arte.

Para mi, sin lugar a dudas, es uno de los mas especiales, que me guiará a partir de ahora en mi nueva vida.

Nuevo tattoo (5º elemento)

Desde Cádiz, en vacaciones y en visperas de mi cumpleaños, mi cabeza sigue navegando en aguas de la locura haciendo cositas como ésta que no hacen mas que darle aire que respirar a mi alocada vida, día tras día, viendo los dias pasar, siendo yo, sintiendo el alrededor… intensamente.

Espero que os guste y que me dejeis vuestros comentarios!

Un abrazo a todos!!!