Diez años más de música.
Diez años con 7 mudanzas.
Diez años de trabajos nuevos.
Diez años de perderme y encontrarme.
Diez años de nuevas experiencias y algunas repetidas.
Diez años de experiencias de vida.
Diez años de lagrimas y risas.
Diez años de amor.
Diez años con recuerdos nuevos.
Diez años con 5 nuevos tatuajes.
Diez años, tres guitarras y un ukelele.
Diez años con muchos kilómetros…

Parece que fue ayer cuando el 1 de Marzo de 2008, mi prima Judith me llevaba en coche hasta el aeropuerto de jerez con una gran maleta y menos de 200€ en el bolsillo, de camino a una nueva vida, para cumplir sueños que aun ni siquiera podía imaginar cuales serían, aunque sabía que estarían decorados de olor a música.
Yo, quería ser cantante.
Quería ser mayor, y lo conseguí. Y ahora quiero ser pequeña. Y lo soy.

El primer lugar que pisé tras el aeropuerto fue el centro comercial La Maquinista, quién me diría entonces que terminaría trabajando allí años después. En aquellos años comencé contactando gente a través de MySpace con un montón de personas a quien quería conocer y de donde saqué muy buenas amistades y un aprendizaje incalculable. Hice de ayudante de dirección de un corto. Viví con Esther, trabajé en Fnac, vendí Orange, fui a un concierto de los Backstreet Boys, viví con Estela, viví con unas locas en Badalona. Escuché a Beatriz Luengo, empecé a aprender a tocar la guitarra. Me inscribí en SoloMusicos, canté en el metro, un banco me regaló un iPod Touch, conocí a David, fui a #twittbarnas, asistí a varios EBE en Sevilla, compuse un montón de canciones. Conocí a mas gente. Me hice una web, me abrí un blog, aprendi wordpress, compré muchos dominios web. Trabajé en Mediamarkt, seguí vendiendo Orange, me hicieron formador de Orange. Me mudé con Mery una noche de San Juan, ella se convirtió en mi otra hermana postiza. Me bloquearon mi canal de Youtube. Me hice otro. Me enamoré. Compuse “Cambios“, Compuse “Algo en tí” y otras canciones. Me tatué kanjis. Aprendí cosas de Mac. Tuve un blog. Tuve un podcast. Hice un videoblog. Fui a Carcassone. Fui a Santander. Viaje a Cádiz un montón de veces. Fui a un concierto de Monica Naranjo. Me volví a mudar a una casa con piscina. Me compré una tele 3D. Leí un montón de libros. Conocí a Lidia Guevara.  Conocí a Maribel. Viajé mucho en metro. Grabé con Llongue dos canciones en Torredembarra. Use brightkite. Twitter. Facebook. Instagram. Organicé quedadas. Comí Calçots. Vi la nieve en Barcelona. Baile, canté. Me reencontré. Tuve dos tortugas. Disfrute un montón de playas de Barcelona. Me hice fotos preciosas. experimenté amistades preciosas  Me rompieron el corazón, lo recompusieron. Trabajé en movistar. Me contrataron para vender manzanas. Viajé a Londres y luego por muchas ciudades de España impartiendo formaciones. Fui a Port Aventura. Vivi sola en una casa verde. Visité Roma. Fui a varios MWC. Canté con “Vinilos. Cumplí 30 años. Viajé a California. Fui a otro concierto de los Backstreet Boys. Me mudé al Prat de Llobregat. Me regalaron una tostadora. Me reenamoré. Me compré un coche amarillo. Visité Disneylandia en Paris. Caí en una depresión. Fui a psicólogos. He amado. Me han amado. He dudado. Comencé mi disco #33. Publiqué Abril. Me han hecho reportajes de fotos. Me han caricaturizado.Tuve un sobrino. Vi la torre Eiffel. Adopté una gatita. He tenido nódulos en las cuerdas vocales. Fui al logopeda. Me desaparecieron. Conocí a Esperanza Sanchez. He recibido clases de canto. He hecho Yoga. He probado mil dietas. He cambiado de gafas. He cambiado. He tenido el cabello corto, largo, rojo, negro, verde, rosa, azul. Soy diferente, Soy la misma. Me he perdonado, me he reconciliado conmigo. He escrito. He visto amaneceres y anocheceres alucinantes. He sido coherente, he cometido locuras indecentes. He sonreído. He gritado. He saltado. Me he emocionado. He vivido.

 

…y seguro que se me olvidan por nombrar momentos inigualables.
Tantas veces que me he perdido por las calles de Barcelona, y aun me sigo perdiendo alguna vez. Cuando no existía el 3G ni el 2G, con mapas pintados a mano. Tanto que agradecer a mi amiga-hermana Esther, porque sin ella no hubiera sido nada posible. Son diez años llenos de sorpresas y regalos en una tierra en la que elegí vivir desde que paseaba en el coche de mi amigo Ivan y vi como la torre Agbar estaba siendo construida. Le prometí que vendría aquí a vivir, y cuando lo hiciera, ella ya estaría completa. Y así fue. En mi primer trabajo en Diagonal Mar, tenía que hacer transbordo en Glorias, y allí estaba la torre, mirándome cada día haciéndome emocionarme por tomar la decisión correcta. De todos los posibles trabajos, tuvo que ser allí.

Desde que nací el día de Montserrat, 27 de Abril, y me pusieron de nombre Montse, estaba destinada aquí. Siento dentro de mi como mi alma sonríe cada vez que siento que tomé la decisión correcta, y aunque hecho de menos a mares mi Cádiz y mi familia, el haberme hecho mayor en Barcelona es algo increíble.
Y aun me queda tanto por vivir y experimentar.

Esto es no mas que una parada en boxes en la carrera de mi vida, un pequeño gran resumen de mi década fuera del nido. Ahora a seguir volando, a seguir sumando. Desde Cádiz, qué curioso, diez años después, emprendiendo el mismo camino.
¿Coincidencia?
No lo creo.
Es un nuevo comienzo.
¿Continuamos? ¡¡A volar!!