De vuelta

Mientras escribo estas líneas, me encuentro sobrevolando algún punto de España, volviendo de ésta especie de vacaciones, que mas que vacaciones, se ha tratado de un periodo transitorio que he aprovechado, gracias a la incorporación a un nuevo trabajo (no hay nada como que te avisen un mes y medio antes de que te dan un contrato indefinido, je, je)
Pero éste viaje, ha sido diferente, sin lugar a dudas, que cualesquiera de todos los viajes anteriores que haya hecho a mi Cádiz ¿por qué? Pues porque en el, he depositado muchas esperanzas y cambios, que siento haber cumplido.
Desde que volví de mis anteriores vacaciones en Abril/Mayo noté que necesitaba cambios en mi vida, cambios de 90º cambios de metamorfosis, de gusano a mariposa, cambios totales… bueno, creo que ya ha quedado claro.
Redes sociales, amistad, trabajo, economía, entre otros factores de segundo plano, entre donde se encuentra, el valor añadido de la vida; todos esos pequeñísimos detalles que hacen que la vida “sea vida”. Al parecer mi querido Destino (en el que tanto creo) se enteró, y decidió hacerme una elipsis durante estos días.
Días que han sido unas tres semanas, que me han parecido horas vividas intensamente. Como dije, me encuentro sobrevolando España de vuelta, y me parece que fuera ayer, cuando iba a Cádiz y estaba mi madre esperando. Me temo que ésta vez, no será así, pero una parte de mi alma, me impide estar triste, es la parte de los cambios favorables en el porvenir… ésta vez no voy a necesitar cambios, ésta vez “voy a acariciarlos”.
Y digo acariciarlos y no tocarlos, porque una caricia percibe unas sensaciones únicas, imperceptibles por cualquier otra intención.
Cierto es que me han quedado mil cosas por hacer, personas muy importantes por visitar, pero Cádiz sigue ahí, esperándome en mis escapadas, con su olor a mar, mientras sobrevivo en la vida que elegí, la vida que me añade aire para respirar, para cumplir esos sueños, que di vida allí, aquí, en Cádiz.
Y siento que voy a empezar casi de cero…
Por lo que si detectáis cambios por las redes, no es mas que la evolución de ésta mariposa, que hoy bate sus alas con color esperanza. Con olor a mar.

PD: Os pido perdón por el abandono de mi blog… pero tocaba el turno de renacer.

Un abrazo,
La Bischita!

1 comentario

  1. Bienvenida!

    Tus comentarios son muy positivos, así me sentí yo cuando regrese en agosto de un largo viaje.

    Algunas cosas que comentas suenan como el libro de Mario Alonso: «Reinventarse: tu segunda oportunidad». No se si lo leíste pero te lo recomiendo, es muy positivo y a la vez científico. Te hará sacar lo mejor de ti y tus dudas quedaran atrás.

    También me sentí igual, empezar de cero y comenzar una nueva metamorfosis, la oportunidad que nos damos a nosotros mismos a través del cambio, porque soy de las que piensan que las personas si se lo proponen pueden cambiar, en el momento que sea , es cuestión de tener ganas y poner la energía en ello.

    Tenemos un gran capital: el tiempo. Aprovecharlo SIEMPRE dará sus frutos positivos.

    Bueno, te dejo que «desembarques» en tu nueva ilusión de disfrutar la vida.
    Saludos!

Responder a Laicat24 Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.